Sobre mi

El primer punto que debemos tratar al escribir una página “Sobre mí” es aquello que puede conseguir tu cliente ideal al trabajar contigo.
 
Al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, una página “Sobre mí” no debe arrancar hablando sobre ti, sino de las necesidades de tu cliente.
 
Así que, en este punto, te dedicarás a hablar de sus problemas, de conectar con sus necesidades o deseos y explicarle cómo puedes ayudarle.
 
Para hacértelo más fácil: la pregunta que debes responder es: “¿Qué puedes hacer por mí?”
Ahora que has conseguido la atención de tu lector porque le has demostrado en el punto anterior que conoces sus problemas, necesidades o deseos y puedes ayudarle, debe saber que tú eres la persona ideal para acompañarle.
Aquí sí vas a hablar sobre ti, ¡pero no de cualquier forma! El objetivo es generar credibilidad y conseguir ganarte la confianza y el respeto de alguien que no te conoce de nada.
La pregunta que debes responder es: "¿Por qué tengo que elegirte a ti?"
Este es el momento de plasmar los testimonios y logos de empresas o sitios en los que has aparecido.
Nada como la voz de terceros que han trabajado contigo para demostrar que eres la mejor opción con la que pueden contar tus clientes.
A todos nos gusta comprar o contratar a personas que son como nosotros o que nos caen bien.
En esta parte de tu página “Acerca de” es donde te abres y conectas a un nivel más emocional con tu lector.
La pregunta que responderás aquí será: "¿Quién eres y cuál es tu historia?"
Tu cliente sabe que conoces sus problemas, que puedes ayudarle, le has convencido de que eres la mejor opción del mercado y ha conectado contigo a nivel emocional. En este punto, ¡no puedes marcharte sin más! Hay que guiarle al siguiente paso y decirle qué hacer.
Es decir, la pregunta que debes responder aquí es:  "Y ahora, ¿qué hago?"